Reflexión: «Me gusta envejecer. No quiero postergarlo»

Buena Onda

Por Luz Croxatto, actriz  Actriz Luz Croxatto se recupera satisfactoriamente tras accidente cerebro  vascular - La Tercera


«Nací junto con la tele en plena guerra fría, cuando en Santiago había cuncunas y golondrinas, el sol no te hacía daño y se podía ver la cordillera todos los días.

Los niños comíamos de todo y el déficit atencional se superaba a punta de coscorrones.

La autoridad de los profes y la santidad de los curas eran indiscutibles.

Las mujeres no levantaban la voz y no existían los gays.

* Crecí en dictadura. Me puse a trabajar a los 18 y me fui de la casa.

Estudié muchas cosas fascinantes y tuve grandes maestros.

* Mi hijo mayor tenía 5 años cuando volvió la democracia a Chile y cayó el muro de Berlín.

* Mis hijos crecen en una sociedad más diversa y más libre.

* El primer celular lo tuve a los 37 y el primer computador a los 39.

Pensé que la internet sería la globalización del conocimiento y la sabiduría, pero no.

Lo que se instaló es el imperio del narcisismo y la estupidez.

* Mi generación es la última en tenerles miedo a los padres y la primera en tenerles miedo a los hijos. Confieso que esa parte me supera. Los jóvenes me tienen hasta el cuernito.

* He amado, he viajado y me he reinventado las veces que he querido. Ahora quiero estar quieta.

* He vivido 60 años en este planeta. Ha sido un gran viaje con penas y dolores y solo tengo razones para agradecer, pero no me nace hacer yoga, ni dejar de fumar, ni cuidar el colesterol, ni estirarme la cara.

Prefiero la naturaleza, un cafe y a veces el silencio que el carrete.

* Esto de que a los 50 hay que tener la cara de los 40, el ímpetu sexual de los 30 y el tono muscular de los 20, para que te encuentren sana y vital, ¡es macabro! ¿Por qué para estar bien tengo que hacer un montón de cosas que no me interesan?

* No soy la de antes y no tengo atado con que se me noten las marcas del tiempo.

* Mi cuerpo me dice: “Cállate, siéntate y mira qué lindo ese árbol… qué rico el sol…”, no me dice: “anda a subir el cerro, para que lubriques tus articulaciones y oxigenes tus pulmones”.

* No quiero estar obligada a encontrar que los jóvenes son fantásticos, o que los hombres son todos unos pelotudos. Estoy chata de la conversación dirigida, de la manipulación emocional y de lo políticamente correcto.
Ya no estoy disponible para hacerme la linda ni pintarle el mono a nadie.

* Disfruto como chancho en el barro, cuando estoy con mis hijos, cuando estoy con mis amigos, cuando me quedo sola en la casa.

* Quiero aprenderme los nombres ridículos de las plantas y las flores y comer lo que se me dé la gana.

Escuchar la música que me gusta mientras ordeno mi casa.

Mirar los pájaros en el jardín o ver la luna ponerse en el mar.

* Mi marido preparando el desayuno los domingos en la mañana me produce más placer que tirar. ¿Y qué? El que dijo que los 50 son los nuevos 30, ¡es un mentiroso!

* Pero anda a decirles estas cosas a tus amigas, porque de inmediato encuentran que estás deprimida y te mandan a terapia de pareja o a cursos de mindfullness.

* Prefiero que mi cara tenga la misma edad que mis manos ¡y no pienso ir a Pilates!

* Me declaro menopaúsica y harta de la marea hormonal que significa ser mujer.

* Llevo 30 años disponiendo lo que se va a almorzar y ya no se me ocurre nada. A veces las redes sociales me aburren a morir.

* Me gusta envejecer. No quiero postergarlo.

* No quiero cuidarme tanto. No soy tan importante.

* Además, este asunto de la longevidad, me da más miedo que la muerte.»


 

 

  Publicado en Revista Paula 1225. Sábado 6 Mayo 2017

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *