La crisis humanitaria de los venezolanos se agrava en la frontera

Getty Images


Hace pocos años el mundo vio con alarmante preocupación como el pueblo sirio era desbordado por una cruenta guerra civil y desparramado por toda Europa. Eran los efectos de la llamada «Primavera Árabe.» Países como Túnez, Turquía, Egipto y Siria se vieron envueltos en sendos hervideros civiles que buscaban la liberación de sus pueblos de largas y extenuantes dictaduras. Las fogosas protestas en las calles de Damasco dieron paso a una guerra civil fratricida. El dictador sirio en lugar de escuchar a su pueblo decidió combatirlo con el apoyo irrestricto de Rusia.

Como resultado de esta carnicería casi seis millones de sirios tuvieron que abandonar su país tratando de alcanzar refugio en los países vecinos. Hasta el día de hoy, los países receptores de refugiados sirios siguen gestionando una solución permanente.

La crisis siria que se veía tan lejos de territorio suramericano ahora es una referencia obligada para entender la crisis humanitaria que viven los venezolanos. Miles de ellos huyendo del despotismo de Nicolás Maduro han llegado a las fronteras de Chile y Bolivia a la buena de Dios. Sin comida y bajo la inclemencia de las bajas temperaturas, cientos de venezolanos se han apostado en pequeños pueblos fronterizos de los países mencionados.

La BBC de Londres destaca la insostenible situación que viven los desplazados venezolanos en la frontera chilena:

Pero ni las temperaturas extremas ni mucho menos la pandemia de covid-19 han detenido el flujo de migrantes, que en su mayoría proviene de Venezuela.

Map

«Estamos viviendo una de las peores crisis humanitarias. Nos encontramos hoy día con 1.800 inmigrantes. La mayor concentración se encuentra en la localidad capital de Colchane, donde habitan 300 personas», dice a BBC Mundo el alcalde de la comuna, Javier García.

«Por tanto, se ha producido un colapso sin precedentes en el poblado. Esta ola incluye 235 niños, que están ocupando todos los espacios públicos», prosigue.

Para el alcalde García la crisis humanitaria se agrava porque no hay una infraestructura lo suficientemente grande para poder atender a tantas personas. «La comuna no tiene electrificación las 24 horas del día. No contamos con supermercados ni con red de alcantarillado. Contamos con un consultorio que diariamente atiende a 30 personas y solamente ayer atendió a 260 pacientes, lo cual pone en evidencia la sobrepoblación y la sobrecarga laboral de los funcionarios aquí».

¿Dónde esta la raíz del problema?

David Vargas es un sacerdote que vive en el norte de Chile que conoce muy bien el problema migratorio que sacude esa parte del país. Para el religioso la crisis migratoria y humanitaria es un reflejo de un problema mucho más grande:

«La situación en sus países es tan compleja que prefieren pasar por más situaciones inhumanas para llegar a Chile y así tratar de mejorar su calidad de vida».

«Estamos ante una alerta humanitaria. Esto ya sobrepasó cualquier límite. La cantidad de venezolanos, bolivianos y hasta peruanos que ingresan por pasos no habilitados es enorme», le dice a BBC Mundo desde Calama, en la región vecina de Antofagasta.

Con respecto a la decisión del ejecutivo de expulsar a los migrantes el clérigo critico, «que es injusto que en «una crisis humanitaria de tal magnitud» las autoridades quieran condenar y perseguir a personas que vienen huyendo de la miseria en lugar de «verlo por el lado humanitario».

¿Dondé está la OEA y la ONU?

En las ultimas horas, ha sido poco lo que se ha manifestado la Organización de Naciones Unidas (ONU) en cuanto a la crisis humanitaria venezolana en la frontera chilena – boliviana. Tampoco la Organización de Estados Americanos ha emitido en sus redes sociales algún tipo de declaración.

Los venezolanos y otros extranjeros vienen a Chile buscando mejorar su nivel de vida

Según Waleska Ureta, Directora Nacional del Servicio Jesuita a Migrantes, lo vivido las últimas semanas en Colchane y otros puntos del norte de Chile no es nuevo.

Ureta destaca que los migrantes que han llegado en los últimos años poseen perfiles bastante diversos en cuanto a formación y origen socioeconómico.

«Lo que los unifica es la urgencia de encontrar un mejor nivel de vida y seguridad«, añade.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *